Please assign a menu to the primary menu location under MENU

NoticiasSalud

Propuestas para solucionar la crisis del sistema de salud

Las quejas provienen desde todos los frentes. Pacientes, empleados, instituciones de salud, organismos de control. ¿Cómo encontrar una solución a la crisis de la salud?
Las propuestas de diferentes expertos pasan por un plan de choque efectivo que permita estabilizar la situación financiera del sistema, el fortalecimiento de la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad con las comunidades, y el mejoramiento de la formación de los profesionales del sector.

Constantemente, la Mesa Antioquia por la Transformación del Sistema de Salud Colombiano se reúne para analizar la problemática y llevar propuestas al Gobierno Nacional. Este espacio está constituido por las secretarías de Salud de Antioquia y Medellín, la Personería Municipal, universidades, clínicas y hospitales, asociaciones de usuarios y veedurías.

Según Luis Alberto Martínez, director de la Asociación de Empresas Sociales del Estado de Antioquia (AESA) e integrante de la Mesa, es importante actuar desde dos frentes: uno más inmediato y otro a largo plazo

El primero está enfocado en darles un respiro a las instituciones de salud públicas y privadas ahogadas por crecientes carteras y deudas con proveedores. Por ello, la propuesta es que el Estado asuma las acreencias insolutas dejadas por las EPS, en especial las que ya fueron liquidadas.

“Esto con el argumento de que el gobierno, a través de leyes y decretos, generó una especie de confianza legítima y reglas de juego entre prestadores y aseguradores, pero de alguna forma omitió funciones de inspección, vigilancia y control y hoy debería asumir esas deudas”, dijo el director.

La crisis se soluciona desde dos perspectiva, una más inmediata y otra a largo plazo

El segundo, mucho más completo, está enfocado en lo que la Mesa constituyó como los 10 impostergables, un conjunto de iniciativas que consideran son una tabla de salvación para superar la crisis.

Entre los puntos más importantes están establecer medidas para darle a la población igualdad de trato y atención de calidad sin importar su capacidad de pago; que el Estado retome el control de los recursos y los aplique según las necesidades de cada territorio; implementar modelos de gestión territorializada, es decir, que las personas puedan recibir la mejor atención en sus lugares de residencia; promover mucho más la prevención de la enfermedad y garantizar aspectos que la eviten como agua potable, saneamiento básico, seguridad alimentaria; pasar de la competencia entre los hospitales a la articulación de los mismos; cambiar el modelo de financiación de los hospitales públicos, para que esta no dependa de la venta de servicios; mejorar las condiciones de trabajo de los profesionales de salud.

Por otro lado, Angélica Beltrán, gerente de procesos de negocio de Soluciones Integradas de Salud para la Región Andina de Medtronic, indicó que el desafío que tienen las IPS es garantizar la atención de una manera sostenible.

La experta aseguró que esto se logra cuando las clínicas y hospitales logran ser ‘costo – eficientes’, al tiempo que garantizan buenos resultados en los pacientes. “Gran parte de los gastos está enfocado a gestiones administrativas, materiales o inventarios que podrían optimizarse, uno de los primeros tips es que revisen esos procesos administrativos, adyacentes a la parte clínica, porque hay oportunidades interesantes de optimización que les generan ahorros inmediatos”, dijo Beltrán.

Agregó que no se trata solo de atender y reducir tiempo de espera del ciudadano, sino de lograr que la consulta sea efectiva, de modo que el paciente no tenga que reingresar, y que tengan acompañamiento después de la consulta.

La apuesta por la formación de los profesionales

Entre las distintas subregiones de Antioquia se ve inequidad en la presencia de personal médico para atender a la población. De acuerdo con Luis Alberto Martínez, director de AESA, es vital que a los empleados de salud se les garantice pago oportuno, se les dé capacitación permanente y adecuada e incentivos.

Sobre el tema se vislumbra en Colombia una gran apuesta, luego de que a principios de noviembre se reunieran en Montería las facultades de Medicina de todo el país y crearan el Consejo General de Educación Médica, conformado por decanos de la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina ( Ascofame), la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun) y los ministerios de Salud y Educación.

Carlos Palacio, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, explicó que los 10 puntos están enfocados en tres grandes bloques: formación de estudiantes de pregrado, posgrados y especializaciones y educación continua.

Hace falta una distribución más equitativa del personal médico en las regiones del país

Por ello, se acordaron aspectos como el desarrollo de lineamientos curriculares que incluyan un perfil de ingreso para el pregrado de Medicina, exposición clínica y comunitaria temprana de los estudiantes, integración de los distintos aprendizajes con las competencias científicas, profesionales, prácticas, de pensamiento crítico, etc.

Asimismo, se busca frenar dificultades como la poca remuneración para profesionales con posgrado y especializaciones. “También analizamos el hecho de que los procesos formativos a nivel curricular no están muy actualizados, tampoco los modelos didácticos y pedagógicos en la formación de estudiantes”, añadió el decano. Y se acordó establecer medidas para que la educación continua sea más contextualizada a las necesidades actuales.

“Formamos el talento humano del sector que va a ingresar al sistema y este debe tener mayor capacidad resolutiva, y capacidad de trabajar dentro de un modelo de atención que vaya desde el primer nivel hasta el de alta complejidad y que responda a las necesidades”, dijo Palacio. También aseguró que se busca que las facultades estén articuladas de una mejor manera a la atención en las IPS.

ELTIEMPO

Leave a Response