fbpx
Noticias

Taxista de la ciudad de Manizales, a la pena principal de 21 años de prisión, por el delito de acceso carnal violento.

El juzgado quinto penal del circuito, fue quien condenó a José Iván Giraldo Arcila taxista de la ciudad de Manizales, a la pena principal de 21 años de prisión, por el delito de acceso carnal violento.

Esta sentencia se dio luego de la aceptación de cargos, que en la audiencia preliminar el profesional del volante aceptara, dada la contundencia de las pruebas que la fiscalia, y las uniformadas de la policía metropolitana, tuvieran en su contra, por el caso ocurrido con una menor, que fue llevada hasta un paraje solitario donde allí abusaría de ella, y luego la llevara a su casa como sin nada.

Cabe recordar que al inicio de la investigación, el grupo de mujeres de la seccional de investigación criminal, se estarían enfrentando a un posible violador en serie, dado que se investigan otros hechos, donde posiblemente este hombre sería el responsable, y donde fue el juez quien dicto su sentencia, quien lo catalogo como depredaror sexual, pues se hacía pasar entre sus compañeros con un buen hombre, líder para muchos por el respeto a la norma.

HECHOS:

para el día de los hechos estaba manejando un taxi en horas de la noche y fue abordado en el barrio Peralonso por los familiares de la menor quienes despacharon a la niña hacia al barrio Sinaí. Por fortuna anotaron el lateral, las placas y visualizaron los rasgos físicos del conductor; horas después la niña llegó a la dirección solicitada, los familiares que la esperaban le reclamaron al conductor, pero él aduce que se había pinchado y que le fue difícil cambiar la llanta. La menor calló por temor, pero cuando se marcho el carro rompió el silencio y contó a su familia que después de subirse al taxi se desvió por la vía que conduce a Neira, abusando de ella en una zona boscosa del caserío del bajo corinto; la menor de edad mencionó que el hombre la presionó verbalmente y con su fuerza, la sometió al abuso. De regreso la montó en el taxi y le pidió que debía guardar silencio si deseaba seguir viva.

En el análisis de las declaraciones las investigadoras desempolvaron otros tres hechos similares ocurridos en el 2012, 2013. “cada hecho, cada relato lo guardamos no solo en una base de datos, sino que además los memorizamos; los enlazamos con el caso de niña, por su manera de delinquir era demasiada la coincidencia, hasta en las fechas los abusos sucedieron entre junio y julio. En la audiencia, las pruebas fueron contundentes que no le dio otra opción que aceptar los cargos” menciona una de las investigadoras.

En dos denuncias las mujeres mayores de 30 años mencionan que solicitaron el servicio de taxi en horas de la madrugada en el centro de Manizales, se desvió y las llevó hasta el Bajo Corinto por una carretera secundaria. Después de abusar de ellas las llevaba bajo a amenazas cerca de la residencia de cada mujer. En otro hecho una joven de 27 años narra que la subió al taxi a la fuerza llevándola al sitio mencionado y abuso de ella, después del abuso la joven se lanzó del carro en movimiento.