General

Antioquia lleva 22 niños quemados con pólvora

La víctima de pólvora número 53 en el departamento este diciembre fue un niño de 12 años, quien resultó con quemaduras de segundo grado en el cuello y sus manos, mientras manipulaba papeletas, hecho ques e registró en Envigado (valle de Aburrá). 

Al igual que él, en Antioquia ya van 22 niños lesionados con estos explosivos y 31 adultos, que tuvieron accidentes en 28 municipios del departamento. Los más afectados son Medellín con 15 personas y Bello con tres, los demás tienen entre uno y dos casos.

La fecha más crítica fue el día de la Nochebuena con ocho menores heridos, dos de ellos, tuvieron amputación de sus dedos.

La directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Karen Abudinen Abuchaibe, hizo un enfático llamado a todos los colombianos para que en estas últimas semanas de vacaciones no se presente ningún otro caso de niños lesionados con pólvora.

“Le pido a todos los padres de familia más sensatez con el cuidado de sus niños, hemos amonestado a 57 adultos en el país que han dejado que los sueños de sus hijos se trunquen por no cuidarlos y dejar que se lesionaran con pólvora”, sostuvo la directora.

No descansaremos en nuestra tarea de concientizar a los padres de familia y cuidadores sobre las marcas que para toda la vida deja en la vida de un niño, las lesiones con pólvora

Y es que en lo corrido de diciembre, en todo el país, se ha registrado159 menores de edad lesionados con pólvora, 20.5 por ciento menos que lo registrado en el mismo periodo del año pasado.

Del total de menores lesionados, el ICBF abrió 74 procesos de restablecimiento de derechos y amonestó a 57 padres de familia quienes deberán acudir de manera obligatoria a talleres pedagógicos sobre pautas de crianza.

Antioquia es el departamento donde el ICBF ha impuesto mayores sanciones con 10 padres y 10 amonestaciones.

“El hecho de que haya un solo niño más lesionado nos deja con dolor en el corazón. Por eso, no descansaremos en nuestra tarea de concientizar a los padres de familia y cuidadores sobre las marcas que para toda la vida deja en la vida de un niño, las lesiones con pólvora”, dijo Abudinen.

ELTIEMPO