fbpx
General

¡Atención! Los agresores de los menores son en su mayoría personas en las que ellos confían.

Según los estudios de la Fiscalía, el 72 % de los casos de abuso sexual tienen como escenario el hogar de las víctimas y en un 54 % los hechos son responsabilidad de un familiar o conocido del menor de edad. Se detallan casos como estos:

En 2010 la madre de la víctima se tuvo que desplazar a un centro de salud y dejó a sus hijas al cuidado de su vecina y madrina de matrimonio. Javier y Jorge Eliécer Bautista Osorio fueron condenados por el Tribunal Superior de Bucaramanga, por abusar de una de ellas en varias oportunidades en el Carmen de Chucurí. Primero, Javier, hijo de la vecina, la tocó y la abusó. Luego, Jorge, en una fiesta de matrimonio, “requirió a la menor para que le alcanzara unos limones, razón por la cual ésta se desplazó hasta un cobertizo de la parte posterior de la casa, y allí fue violada”. Javier fue condenado a 17 años y 8 meses de prisión y Jorge a 16 años.

Otra lamentable situación fue esta:
La Corte ratificó la condena de 17 años y 10 meses de prisión impuesta por el Tribunal Superior de Sincelejo en contra de Johan Alberto Cárdenas Gaviria, quien fue señalado de abusar a un menor de edad del grupo de teatro que Cárdenas lideraba. Los hechos se dieron durante un viaje al municipio de Galeras. El instructor abusó del joven en tres ocasiones bajo amenazas, según las investigaciones.

O el caso de otro fallo donde la Corte confirmó la condena impuesta a un menor de 17 años. La pena se produjo por el abuso de una niña de 13 años, hecho que ocurrió en 2015, en Barrancabermeja. El victimario era el sobrino del padrastro de la víctima y dormía en la misma habitación de la pequeña. Por ser menor, el joven fue condenado a dos años de prisión por la Sala de Asuntos Penales para Adolescentes del Tribunal Superior de Bucaramanga. La Corte dijo: “es palmario que no cabe ninguna consideración en torno a las circunstancias que rodearon la comisión de la conducta punible o el perjuicio que, seguramente, le va a irrogar al adolescente el cumplimiento efectivo de la sanción privativa de la libertad”

También, la condena de 8 años y 2 meses de prisión impuesta por el Tribunal Superior de Bogotá en contra de Jairo Fernando Hernández Ballesteros por violar, en múltiples ocasiones y con violencia, a su hijastra. El aberrante caso, cuyos detalles se omiten, señala que Hernández se aprovechaba de su rol para dormir con la niña y violarla a pesar de la resistencia de ella. Ante el temor de la niña por denunciar las violaciones siguieron y la menor quedó embarazada.

La responsabilidad sobre el cuidado de los menores está en manos de todos nosotros, cualquiera que tenga conocimiento de que estas cosas están pasando, está en el deber de denunciar. Puede hacerlo en www.reddeproteccion.org una iniciativa del senador Armando Benedetti , que es el vínculo entre la comunidad y las autoridades, así podremos evitar que estos hechos lamentables sigan ocurriendo.