fbpx
Noticias

Ocho manizaleños pasaron un susto en aguas de Cartagena

El plan para ocho turistas manizaleños que regresaban a Cartagena de la ensenada Cholón estaba por terminar el pasado domingo. A las 5:00 de la tarde la embarcación se detuvo en pleno mar. Iban 21 personas, contando capitán y copiloto.

“Llegando a isla Barú empezó a sonar un pito, cerca al timón, y alumbraba una luz roja. Nos quedamos parados. El capitán nunca quiso decirnos la razón exacta, estaba enredado con los motores. Le solicitamos que pidiera ayuda, pero no quería. No había señal de celular, no encontraba quién nos ayudara. La gente se puso brava, todos nos empezamos a desesperar, le pedíamos que se declarara en alerta, y no quiso”, narra uno de los ocho manizaleños afectados con este incidente que pudo terminar en tragedia.

Se desplazaban en un yate de recreo, no autorizado para turismo, que se quedó sin combustible informó a LA PATRIA el capitán de fragata Jorge Herrera, comandante de Guardacostas de la Armada Nacional en Cartagena. La embarcación llevaba sobrecupo, es para 12 personas e iban 19 contando los ocho manizaleños, un medellinense y 10 cartageneros.

Susto

El manizaleño que accedió a contar esta experiencia, pidió no revelar su nombre. “Algunas costeñas estaban preocupadas, una se puso a llorar y la calmaron. Yo me quedé sentado, esperando. Llegó una lancha por nosotros, de amigos del capitán, sin luces ni chalecos; fuimos por gasolina a un puerto en Bocachica. Cuando tanqueamos se fue la luz, nos dio mucho miedo, pensamos que nos iban a robar, parecía un cementerio de lanchas.

“Un costeño que habíamos invitado conocía gente de la Armada Nacional, los llamó y llegaron en cuestión de minutos. Nos rescataron a las 8:00 de la noche, nos dieron comida, nos trataron muy bien. En dos lanchas nos trajeron a un puerto en Bocagrande”.

Este paseo a Cartagena lo comenzaron el pasado 3 de enero y terminó anoche en Manizales. Por el viajecito a Cholón les cobraron $2 millones 400 mil. Ahora les queda la experiencia para no repetir el error. “Estuvimos de malas. Como turistas siempre será mejor preguntar que todo esté bien antes de subirse a una embarcación”, concluye el manizaleño.

Recomendaciones

El capitán de fragata Jorge Herrera, comandante de Guardacostas Cartagena, afirma que, por seguridad, a los turistas les recomiendan tomar embarcaciones en los muelles autorizados, como el de La Bodeguita, de donde salen todas las motonaves autorizadas para turismo.

“Tomarlas en otro lado es un riesgo, como el que pasó. La gente con fines económicos alquila una embarcación que no tiene seguros ni está catalogada para prestar el servicio, era privada, no tenía las pólizas. Ante un siniestro marítimo nadie les va a responder”.

Dice que un turista también debe exigir chalecos salvavidas, y si hay dudas con el cupo permitido, pedir la matrícula y verificar la capacidad. “En los muelles autorizados hay inspectores de la Capitanía de Puerto y de Corturismo que verifican que las capacidades no se excedan. El piloto se dejó anochecer por el miedo a que el guardacostas lo sancionara. Cuando se viva esto, exigir que se pida auxilio, están en la obligación de avisar al guardacostas. El piloto tendrá que enfrentar una investigación por la Capitanía de Puerto, asumir sanciones económicas que pueden ser altas y le pueden cancelar la licencia. Es una persona irresponsable que pudo haber terminado en una tragedia”.

LAPATRIA