fbpx
General

Taganga, pueblo para los oportunistas candidatos al senado de Colombia

  • ¿Por qué engañar a los tagangueros?
  • ¿Por qué decir que están sumados a una lucha, cuando buscan son beneficios personales?

Estas son algunas de las pocas interrogantes que deben hacer

cuando políticos se acercan al pueblo solo para simpatizar y generar confianza en los habitantes de este poblado para su propio provecho.

Jorge Prieto Riveros, quien es candidato al Senado por Alianza Verde

aspira recoger votos en comunidades donde existen carencias

como todo politiquero, ofreciendo promesas con el fin de hacerlas cumplir una vez que logre su objetivo.

Ser electo en las elecciones a realizarse el próximo 11 de marzo.

Por ello, el Señor Jorge Prieto ha estado en diferentes oportunidades en Taganga,

con el fin de unirse a una lucha, donde hacen creer a todos que supuestamente van representantes de organismos del estado cuando no es así,

La verdadera razón

La Veeduría le ha ofrecido 5 mil votos

si ayudaba a desprestigiar a personas que quieren apostar de verdad por el crecimiento de este pueblo.

 

Es que, si los habitantes analizan bien el trasfondo de todas y cada una de las reuniones o convocatorias que ahí se realizan,

se dan cuenta que la realidad es otra, pues ahí lo que se quiere es repartir la torta entre ellos mismos.

Muestra de ello

Cuando publica en su cuenta personal de tuiter un mensaje

“Agradezco la invitación de la comunidad de Taganga, como presidente de la Comisión Especial de Ordenamiento Territorial del Senado de la República, me encuentro realizando un recorrido marítimo por la zona”.

Pero se puede apreciar que no es el pueblo quien lo acompaña,

si no, la misma gente que le prometieron a él los votos

la veeduría, los supuestos activistas y personas que solo han venido protegiendo sus negocios.

¡NO se dejen engañar!

Es necesario hacerle ver a los que verdaderamente les duele Taganga,

alpueblo y pescadores, a quienes tienen que atacar son a esas personas que se lucran con negocios ilegales

y que están dentro de ese mismo circulo vicioso,

que además no combaten los problemas del negocio de las drogas,

la explotación sexual de menores y la pobreza en la viven a diario.