General

LA RETIRADA Por: Eccehomo Cetina

Eccehomo Cetina

El anuncio de la candidata presidencial, Piedad Córdoba, de retirarse de la contienda electoral, precisamente hoy 9 de abril, en el que se conmemora el día nacional de las víctimas, es un hecho que debe dolerle a todos aquellos que en este país se precian de demócratas y rasgan sus vestiduras 70 años después del magnicidio del líder Jorge Eliécer Gaitán, el hombre que demostró en toda su carrera política que fue un pueblo.

A mí como ciudadano me duele el retiro de Piedad Córdoba. Creo que su declinación silencia otras voces válidas en esta contienda, las voces de esa Colombia recóndita y excluida, de aquellos que creen aún en las propuestas sociales de Córdoba y ven en ella esa voz genuina que habla por estas comunidades que habitan laderas vulnerables, litorales olvidados y comunas urbanas de miseria. Se silencian, además, unas propuestas que debieron conocer los ciudadanos, las cuales son tan válidas como la de aquellos candidatos (hombres todos) con más despliegue.

Me duele y me da coraje, pues había sido excluida al igual que la otra candidata, Viviane Morales, de varios debates. Traté de convencerme, sin lograrlo, de que no se trataba de una exclusión motivada por discriminación machista contra estas dos políticas, por ser mujeres, ni que, en el caso de Piedad Córdoba, sea una especie de apartheid a la colombiana, que han impuesto las encuestas tiránicas con el argumento baladí de que no tiene altos porcentajes en la intención de voto. Sin embargo, y pese a que Córdoba presenta quebrantos de salud que también habrían motivado su renuncia, yo creo que en buena parte el trato recibido por parte de los organizadores de los debates son responsables de su retirada.

No temo a las críticas e insultos que me puedan llegar en este ambiente radicalizado que padece la política colombiana. Sigo creyendo que el disenso o la polémica respetuosa en que se expongan pensamientos ciudadanos, contrarios o afines, debe primar en sociedades que pretenden superar las tinieblas de la violencia.