fbpx
GeneralManizalesNoticias

Frente de seguridad 12, vigilantes privados para patrullar el barrio Chicó ante la escases de unidades policiales que contrarresten el accionar delictivo

Ante las altas cifras de hurtos en Chapinero, algunos edificios pagarán seguridad privada para que vigilantes armados hagan ronda por sus barrios. Adicionalmente a los celadores de conjuntos y edificios, Corpochicó promueve la idea de reforzar un frente de seguridad con vigilantes privados que patrullen el barrio armados y en moto.

En el primer trimestre del año, los conjuntos y edificios realizan la junta de propietarios. Y este año, en algunas unidades residenciales de Chapinero fue la oportunidad para discutir una propuesta poco usual: las altas cifras de hurtos los invitaron a unir fuerzas para contratar vigilancia privada que patrullara sus barrios. Así lo relata la dueña de un apartamento ubicado en el barrio Rosales, quien escuchó lanzar la iniciativa a una representante de la asociación Corpochicó.

“Presentó un diagnóstico de seguridad, recordó casos como el ataque a la mujer embarazada en Rosales y dijo que, si pagábamos $18.000 mensuales, la asociación podría contratar una empresa para reforzar la seguridad en las calles y hacer rondas cada seis minutos. Aclaró que era en alianza con la Policía, para que el personal estuviera conectado. Nos puso de ejemplo el barrio Santa Ana, en la carrera Séptima con 108, donde hay un modelo similar”, cuenta la propietaria.

Si se analizan las cifras de hurto de los últimos años, especialmente en Chapinero, muchos aceptarían la propuesta. En los últimos cinco años, casi 180.000 personas denunciaron algún tipo de hurto en Bogotá. Esto equivale a que dos de cada 100 habitantes fueron asaltados en el último lustro. Las estadísticas muestran cómo año tras año las denuncias aumentaron (salvo 2015), pasando de 26.917 en 2013 a 62.169 en 2017, es decir, en cinco años incrementaron 131 %.

La propuesta de contratar vigilancia privada la respalda la asociación de vecinos Corpochicó, organización dedicada a “liderar procesos para mejorar la calidad de vida de los residentes del sector”, según su página web. Y una de sus preocupaciones ha sido la seguridad, como se evidencia en su página de Facebook, donde una de sus asociadas convocó en octubre pasado a una reunión para crear un frente de seguridad. “No me pienso dejar robar la libertad y la tranquilidad, y menos la de mi hija”, era el mensaje que acompañaba la convocatoria hecha por María Fernanda Moreno, quien se presenta como la creadora del Frente 12.

Aunque cada edificio cuenta con sus celadores y es entendible que muchos quieran más seguridad en inmediaciones de sus residencias, la idea de encomendársela a empresas de vigilancia privadas, patrullas armadas y en moto, plantea preguntas. Si bien la ciudad tiene un déficit de policías, como lo ha reconocido el Distrito, ¿es válido dejar parte de la tarea en manos de empresas particulares?

Ante las dudas, la Superintendencia de Vigilancia no ofrece claridad. La entidad dice que las empresas de vigilancia están autorizadas para prestar servicios de vigilancia fija, transporte de valores, escolta y vigilancia móvil, que se “presta con vigilantes móviles, para dar protección personal a bienes muebles o inmuebles en un área o sector determinado”. Con esta explicación, sería factible el plan de contratar vigilantes para prestar seguridad en algunas calles de la ciudad.

Aclara que, entre las funciones de los vigilantes que presten servicios en áreas residenciales, está la de controlar el acceso de personas y vehículos para evitar actos que vayan en contra de la seguridad de bienes y de personas a su cargo. “El vigilante en el predio donde se ubica su objetivo debe realizar las rondas o recorridos, para prevenir ilícitos y detectarlos para actuar de conformidad”.

La necesidad de más seguridad en algunos barrios es evidente, pero la duda alrededor de nuevas propuestas particulares está vigente. En caso de que se defina que el modelo que promueve Corpochicó es legal, será una oportunidad de negocio para las empresas de vigilancia en algunos barrios de Bogotá, la cual no alcanza a cubrir la Policía.

SIMETRIC , es una institución que presta servicios de evaluación psicosensométrica, en forma integral y expedición de certificados médicos para:
Evaluación y certificación de la aptitud psicofísica para el porte y/o tenencia de Armas de fuego, evaluación y certificación de la aptitud física, mental y coordinación motriz para conducir, exámenes de Ingreso laboral, exámenes parciales (psicología, audiometría, optometría, medicina general).

SIMETRIC es una IPS líder con cubrimiento nacional, destacada como la mejor en calidad de atención y en la prestación de servicios ofrecidos. Contáctenos al teléfono (57-1) 405-3236, Email : contacto@simetric.com.co