GeneralNoticias

¡Deplorable! Bogotá hundida en un gran hueco

Las calles de la capital del país se han convertido en un gran cráter, pues huecos, baches bastante pronunciados y el mal estado de las vías de la ciudad élite de Colombia, se han convertido en un dolor de cabeza y en el nuevo victimario de quienes transitan a diario por estas vías.

Daños costosos a los vehículos y hasta lesionados son el día a día de los bogotanos, pero ¿quién se hace cargo de esto? es la gran pregunta que se hacen los más de 8 millones de habitantes de la capital colombiana, ya que mientras colocan paños de agua tibia en vías menos deterioradas, otras se caen a pedazos, literalmente.

Bogotá Huecos

Entre 2016-2018 se denunciaron 123 casos de personas lesionadas y pérdidas fatales por siniestros ocasionados por huecos en las calles de Bogotá, de los cuales 29 demandas fueron efectuadas por familiares de motorizados fallecidos, siendo este el grupo más afectado por el pésimo estado de las vías.

Sin embargo, allí quedó, no hubo respuesta y la gran consecuencia de esto fue que en 2019 Bogotá se convirtiera en el piso lunar que el alcalde Enrique Peñalosa no quiere atender, por lo que prefiere engavetar este problema junto a la deuda que por víctimas de estos hechos sobrepasa los 96 mil millones de pesos.

Lo cierto es que los huecos se originan por falta de mantenimiento al pavimento, el cual en algunas vías de la ciudad tiene una data de más de 40 años y que a pesar de en los últimos años han mostrado que su vida útil está por expirar, las autoridades encargadas se han hecho la vista gorda.

La alcaldía se habría fijado la meta de lograr con el Plan de Desarrollo 2016-2019, una malla vial 50% en buen estado, pero las quejas de los usuarios y los siniestros publicados en las redes sociales, como el reciente caso del periodista Eccehomo Cetina, demuestran lo contrario, un rechazo unánime a la mala gestión en materia vial de parte del Distrito.


Huecos con más de 13 años como los que se ven en las calles que conectan Bosa-Kennedy, son muestra de la falta de voluntad para solucionar algo tan simple como el asfalto, que además de causar lesiones, muertes y daños materiales, son los principales causantes de los trancones en la capital.