fbpx
DeporteGeneralNoticias

Arranca la Copa América en Brasil con la sombra de la derrota en casa

El último recuerdo que tienen los brasileños de su selección en un torneo en casa es la película de terror del 8 de julio de 2014, en el estadio Mineirão de Belo Horizonte. Esa noche, el equipo dirigido por Luiz Felipe Scolari quedó eliminado en las semifinales del Mundial, perdiendo 7-1 ante Alemania.

Ha sido la más grande humillación que han sufrido los pentacampeones del mundo, mayor incluso a la del 2-1 de la final de 1950, ante Uruguay. Han pasado 1.802 días y la tristeza no ha pasado.

Aunque Brasil siempre haya salido campeón de la Copa América en casa (1919, 1922, 1949 y 1989), no se siente triunfalismo, mucho más teniendo en cuenta la lesión de Neymar, la máxima figura del equipo, a pocos días del debut.

A pesar del ambiente cauto, los dirigidos por Tité son los máximos favoritos a quedarse con el título de la edición 48 de este certamen, el torneo de selecciones más antiguo del mundo. El Scratch es muy diferente al de esa debacle en 2014. De hecho, solo cuatro de los 23 convocados también hicieron parte de esa Copa del Mundo.

Este equipo está consolidado, con hombres muy fuertes en todas las líneas, con una columna vertebral conformada por Alisson en el arco, uno de los mejores del mundo, ganador de la Liga de Campeones con Liverpool. En defensa están Dani Alves, Thiago Silva, Marquinhos y Filipe Luis. En el medio campo cuenta con Arthur, Casemiro o Fernandinho. Y en ataque, Gabriel Jesús, Firmino y Coutinho.

El debut del equipo que ha ganado ocho veces la Copa América será este viernes (7:30 p.m., por el Gol Caracol) en el estadio Morumbí de São Paulo, contra Bolivia. El juego iniciará luego de una sencilla ceremonia en la que habrá samba, baile y una presentación de la colombiana Karol G y los brasileños Leo Santana y Rafinha RSQ, autores de la canción oficial del torneo, llamada “Vibra continente”.

El objetivo para los locales no solo es ganar el partido inaugural, sino disputar la gran final, que será el próximo 7 de julio en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Después de Brasil, la otra favorita es la Argentina de Lionel Messi. Tener al mejor jugador del mundo es un argumento suficiente para que se le tenga en cuenta. La albiceleste no gana un título desde la Copa América de 1993 y tiene una enorme oportunidad de recuperar el trono, como estuvo a punto de hacerlo en la Copa Mundo de hace cinco años, cuando cayó en la final ante Alemania.

Con menos opciones aparecen Uruguay, Colombia y Chile, que viene de ganar las dos últimas ediciones y estrena en el banquillo al colombiano Reinaldo Rueda.

Ecuador, dirigida por el antioqueño Hernán Darío Gómez, está en un proceso de renovación y tendrá una dura prueba, misma situación en la que llega Paraguay. Venezuela contará con una nueva oportunidad para demostrar que ha evolucionado y de la mano de Rafael Dudamel buscará su mejor presentación en la historia, con un equipo joven pero consolidado. Bolivia sigue siendo el más débil de Sudamérica y los invitados especiales serán Japón y Catar, que parten más como animadores que como candidatos a brillar. Comienza la Copa de Brasil y América queda en modo fútbol.

Fuente: El Espectador