fbpx
GeneralNoticias

Senado aprobó ascenso de Nicacio Martínez, pese a reclamos de la izquierda

La bancada del partido Alianza Verde propuso discutir aparte el ascenso de Martínez y como le fue negada la proposición, con una votación de 58 contra 19, se retiró del recinto y se negó a votar.

En consecuencia, los demás senadores aprobaron en bloque el ascenso de Martínez de mayor general a general de Cuatro Soles, máxima distinción del Ejército Nacional.

El debate se dio en medio de la polémica porque el nombre del oficial ha estado en entredicho en las últimas semanas luego de las revelaciones de los diarios New York Times, de Estados Unidos; y El País, de España, que lo acusan de promover ‘falsos positivos’ en la actualidad y estar relacionado con casos del pasado.

El senador Antonio Sanguino, por ejemplo, señaló que Martínez fue segundo comandante y jefe de Estado Mayor de la Décima Brigada entre 2004 y 2006, años en los que se registraron 35 hechos de ‘falsos positivos’ en esa jurisdicción; y pidió esperar a que se resolvieran esas acusaciones.

No obstante, muchos congresistas apoyaron al oficial y aseguraron que no está vinculado a investigaciones por ejecuciones extrajudiciales. Uno de ellos fue el senador Álvaro Uribe, que aseguró que el nombre de Martínez nunca estuvo relacionado a estos hechos.

Sin embargo, desde hace varios meses organizaciones defensoras de derechos humanos se mostraron en contra de esta promoción. Human Rights Watch, por ejemplo, le pidió al Gobierno desde febrero evitar el ascenso de Martínez y otros oficiales vinculados con los terribles crímenes.

Además, la Procuraduría abrió una indagación preliminar contra el oficial por la directriz denunciada por el diario estadounidense, que comprometía al alto mando militar y al Ministerio de Defensa, y que finalmente fue retirada.

Con el ascenso del general Martínez también se aprobaron en bloque las promociones de otros 12 integrantes de la Fuerza Pública, entre los que están los también generales del Ejército Luis Fernando Navarro y Ricardo Jiménez Mejía.

Fuente: Pulzo