fbpx
Noticias

Se crea gran corredor biológico para la conservación de la danta, el puma y el jaguar en la Orinoquía Colombiana

A partir de hoy, Colombia cuenta con el corredor biológico más grande para la conservación de la danta, el puma y el jaguar, especies amenazadas en la Orinoquía Colombiana. Con 228.000 hectáreas, este corredor se convierte en ejemplo de conservación y se da como resultado del trabajo conjunto de diferentes instituciones y del compromiso de empresarios y propietarios de predios de la cuenca del Sitio Ramsar del Río Bita.

De acuerdo con el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Lozano, este corredor es un ejemplo de conservación de la biodiversidad en la Orinoquía colombiana. “Resaltamos los esfuerzos que organizaciones aliadas, comunidades locales, el sector productivo y la academia vienen adelantando por la protección de las especies de la Orinoquía. Estamos desde los territorios reconociendo nuestra riqueza natural y construyendo con las comunidades acuerdos de conservación, emprendimiento y legalidad”.

Esta iniciativa permitirá la conservación de 34 especies de mamíferos medianos y grandes, y buscará articular a la sociedad civil, la empresa privada, propietarios rurales, las instituciones gubernamentales y la
academia a través de diferentes iniciativas de investigación, manejo y
conservación que, a lo largo de 21 años, han permitido convertir al río Bita
en uno de los ecosistemas acuáticos más conservados y mejor estudiados
del país.

Se estima que en toda la cuenca del río Bita, habitan alrededor de 600-700
individuos de danta (Tapirus terrest ris), 60-70 Jaguares (Panthera onca), y
100-120 pumas (Puma concolor). Bita Corredor para la Vida, espera incluir la conservación de otras especies como pavones, rayas, nutrias, tortugas y
delfines.

Fernando Trujillo, director de la Fundación Omacha, señala que: ”Esta
iniciativa del Bita como corredor de vida, busca generar oportunidades
para muchas especies como las dantas y los felinos, además de sumar otras
igualmente amenazadas como los delfines, nutrias, tortugas y algunos
peces. “El espíritu es generar sinergias con otros actores y poder replicar en otras regiones del país lo positivo que está pasando en el Bita”, dijo Trujillo.

La construcción y consolidación de este corredor que conectará la cuenca
alta y media del río Bita, se logra gracias a las empresas forestadoras, propietarios locales del grupo Witzara, y a los ejecutores del Acuerdo para la Conservación de Bosques Tropicales (TFCA): Fundación Omacha, Ecolmod, Resnatur, Fundación Orinoquía, el Grupo de Especialistas de Tapires de la IUCN y Project Design Developers – Folgers Inc.

Fuente