fbpx
Manizales

Las armas empleadas por el Esmad, son convencionales”: Medicina Legal

El ministro de Defensa, Carlos Holmes, explicó que así lo revela el estudio balístico emitido por el Instituto Nacional de Medicina Legal, por la muerte de Dilan Mauricio Cruz.

En su explicación, el ministro Trujillo, refirió apartes del dictamen: “Los elementos estudiados en el laboratorio, en el que hicieron parte de un cartucho de carga múltiple, munición de impacto tipo ‘bean bag’, disparado por un arma de fuego tipo escopeta calibre 12 mm’. La munición ‘bean bag’, corresponde a una  bolsa  de  material  textil, que contiene múltiples perdigones de plomo, y que a su vez cumplen con la ficha técnica de la casa fabricante y no han sido modificados”.

“Esto lo que quiere decir es que se trata de armas convencionales”, subrayó el titular de la cartera de Defensa.

Con respecto a la utilización del cartucho de carga múltiple, munición de impacto tipo ‘bean bag’, detalló que está contemplado por Naciones Unidas, y explicó el aparte del mismo informe: “Disparado en un armas de fuego, calibre 12 mm”.

“Las armas calibre 12’, están también contempladas por la Organización de las Naciones Unidas, como armas menos letales, que son utilizadas por los grupos antidisturbios. No solamente por el Esmad en Colombia, sino por los grupos antidisturbios, en cerca de 105 países del mundo. Además, está contemplada en la resolución de la Policía Nacional por la cual se expide el Reglamento para el uso de la fuerza y el empleo de armas, municiones, elementos y dispositivos menos letales. Es una de las armas mecánicas cinéticas”, afirmó Trujillo

Destacó además que “el dictamen de Medicina Legal lo que demuestra que se trata de armas convencionales y hay quienes faltan a la verdad, de manera grave, quienes propagan la noticia de que se están utilizando armas no convencionales”.

En el mismo sentido, el ministro de Defensa, precisó que las lesiones asociadas al empleo de las armas menos letales, descritas en los organismos internacionales: “pueden penetrar o lacerar la piel, requerir extracción, lesionar los ojos, producir fracturas, conmoción cerebral, lesiones en órganos internos o hemorragias. Si el disparo es producido a corta distancia, y sobre el pecho, el abdomen o la cabeza, estas lesiones, pueden ser fatales”.

Por último, enfatizó que se requiere continuar con las investigaciones y que las autoridades competentes precisarán las responsabilidades a que haya lugar.

Reclusos que trabajen para redimir su condena, serán afiliadas a riesgos laborales

Cerca de 35 mil detenidos que ejercen actividades productivas remuneradas, en su condición de población privada de la libertad o en detención domiciliaria serán beneficiados

Como mecanismo de resocialización y redención de pena dentro o fuera de los establecimientos de reclusión, las personas privadas de la libertad que tengan la opción de trabajar para redimir su condena serán afiliadas a riesgos laborales.

Según confirmó el viceministro de Relaciones Laborales e Inspección, Carlos Alberto Baena López, este jueves durante la socialización de la modalidad, en el Centro Penitenciario de Mujeres en Bogotá, establecida en la Resolución 4020 del 4 de octubre del presente año: “cerca de 35 mil  reclusos que ejercen actividades productivas remuneradas, en su condición de población privada de la libertad o en detención domiciliaria se beneficiarán de la medida”.

El pago será asumido por las empresas o entidades públicas o privadas que suscriban convenios o contratos con los centros penitenciarios y también realizar su afiliación, cuya fuente de ingresos a partir de su trabajo, no podrá ser inferior a 1 salario mínimo legal mensual vigente”.

Aseguró que, el Ministerio del Trabajo inicia las labores en los centros de reclusión, penitenciarios y fuera de ellos, con la finalidad, que las personas privadas de la libertad puedan tener una resocialización durante la vigencia de la pena y como reincorporación a la sociedad.

Así mismo, podrán disponer de estos espacios para fortalecer sus competencias laborales y obtener una fuente de ingresos a partir de su trabajo.

Es importante aclarar, que las empresas o entidades que contraten personas privadas de la libertad y que apoyen el trabajo en los centros de reclusión, no pagan aportes a salud y pensiones, ni prestaciones sociales como cesantías, vacaciones y prima de servicios, ni reconocimiento de incapacidades temporales por estar la persona privada de la libertad.

Por último, el viceministro de Relaciones Laborales e Inspección, Carlos Alberto Baena, agregó que “la resocialización dignificará el trabajo para tener un aseguramiento en riesgos laborales y permitirá con la ayuda de los empresarios al mantener una vinculación laboral después de salir de los establecimientos carcelarios, para así lograr el verdadero objetivo de la resocialización”.

Durante la jornada, también participaron el viceministro de  Política Criminal y Justicia Restaurativa del Ministerio de Justicia, Juan Francisco Espinosa; el director del Centro de Reclusión de Mujeres, Mayor Wilson Leal; Fenalco Bogotá, Mauricio Sánchez; la directora de Atención y Tratamiento del INPEC, Roselin Martínez, y representantes del Ministerio de Salud y Protección Social.