fbpx
Manizales

Reclusos que trabajen para redimir condena, serán afiliados a riesgos laborales

Treinta y cinco mil detenidos que ejercen actividades productivas remuneradas, como población privada de la libertad o en detención domiciliaria serán beneficiados.

Como mecanismo de resocialización y redención de pena dentro o fuera de los establecimientos de reclusión, las personas privadas de la libertad que tengan la opción de trabajar para redimir su condena serán afiliadas a riesgos laborales.

Según confirmó el viceministro de Relaciones Laborales e Inspección, Carlos Alberto Baena López, este jueves durante la socialización de la modalidad, en el Centro Penitenciario de Mujeres en Bogotá, establecida en la Resolución 4020 del 4 de octubre del presente año: “cerca de 35 mil  reclusos que ejercen actividades productivas remuneradas, en su condición de población privada de la libertad o en detención domiciliaria se beneficiarán de la medida”.

El pago será asumido por las empresas o entidades públicas o privadas que suscriban convenios o contratos con los centros penitenciarios y también realizar su afiliación, cuya fuente de ingresos a partir de su trabajo, no podrá ser inferior a 1 salario mínimo legal mensual vigente”.

Aseguró que, el Ministerio del Trabajo inicia las labores en los centros de reclusión, penitenciarios y fuera de ellos, con la finalidad, que las personas privadas de la libertad puedan tener una resocialización durante la vigencia de la pena y como reincorporación a la sociedad.

Así mismo, podrán disponer de estos espacios para fortalecer sus competencias laborales y obtener una fuente de ingresos a partir de su trabajo.

Es importante aclarar, que las empresas o entidades que contraten personas privadas de la libertad y que apoyen el trabajo en los centros de reclusión, no pagan aportes a salud y pensiones, ni prestaciones sociales como cesantías, vacaciones y prima de servicios, ni reconocimiento de incapacidades temporales por estar la persona privada de la libertad.

Por último, el viceministro de Relaciones Laborales e Inspección, Carlos Alberto Baena, agregó que “la resocialización dignificará el trabajo para tener un aseguramiento en riesgos laborales y permitirá con la ayuda de los empresarios al mantener una vinculación laboral después de salir de los establecimientos carcelarios, para así lograr el verdadero objetivo de la resocialización”.

Durante la jornada, también participaron el viceministro de  Política Criminal y Justicia Restaurativa del Ministerio de Justicia, Juan Francisco Espinosa; el director del Centro de Reclusión de Mujeres, Mayor Wilson Leal; Fenalco Bogotá, Mauricio Sánchez; la directora de Atención y Tratamiento del INPEC, Roselin Martínez, y representantes del Ministerio de Salud y Protección Social.