fbpx
GeneralNoticias

Los casos ad honorem valen más que el dinero que se pueda recibir: Jaime Lombana

ad honorem

Los casos ad honorem o pro bono en los servicios de defensa legal no necesariamente son pérdida para el abogado sino una mayor ganancia, según el penalista Jaime Lombana.

De acuerdo con su perspectiva, un proceso como ese puede pagar más que el dinero que pueda cobrar.

Incluso, cuando los honorarios profesionales pueden llegar hasta los 2.000 millones de pesos.

Puede interesarle: Jaime Lombana alerta sobre posible complot en su contra

Esta premisa parte del hecho de que algunos de estos casos se vuelven altamente mediáticos y lo que está en juego es la credibilidad y el poder del abogado en los estrados.

Así ocurrió entre 2010 y 2012 con el proceso judicial en torno a la muerte de Andrés Colmenares.

Este era un estudiante de ingeniería y economía de la Universidad de los Andes que había egresado del Liceo Cervantes.

El hecho se llevó gran parte de la cobertura mediática noticiosa, lo cual tenía en el foco a los abogados, entre ellos Lombana quien trabajaba ad honorem.

Sin embargo, los familiares debieron pagar por trámites administrativos y traslados de testigos para garantizar su triunfo en los estrados.

El caso por el que Jaime Lombana trabajó ad honorem

De acuerdo con la visión que algunas firmas, esta muerte generó un tipo de justicia mediática, que además implica ‘el culto a la personalidad de los abogados.

De hecho, la tesis del suicidio Vs. El homicidio era lo que estaba en juego en plena batalla judicial.

“Luis Andrés presentaba 11 heridas distintas en ángulos distintos (…) aquí hay un fallo cuestionable y desordenado. No hablo de mala fe, no tengo prueba para cuestionar a nadie, pero el fallo como tal es contradictorio y sin fundamento”.

La versión oficial indicaba que Colmenares se había lanzado a un caño y esto le habría generado traumatismos en el cráneo.

Una jueza de Bogotá absolvió a las dos mujeres involucradas en el caso, algo que fue cuestionado por el penalista.

“Yo no comparto la decisión, es equivocada, absurda y sin fundamento. Me parece que lo más contradictorio es que si el Tribunal Superior de Bogotá.

Luis Andrés presentaba 11 heridas distintas en ángulos distintos (…) aquí hay un fallo cuestionable y desordenado. No hablo de mala fe, no tengo prueba para cuestionar a nadie, pero el fallo como tal es contradictorio y sin fundamento”, dijo en aquel momento.