fbpx
General

Alcalde de Marmato restringe de manera arbitraria la minería en su municipio

El alcalde de Marmato, Caldas, Carlos Yesid Castro Marín extralimitándose en sus funciones constitucionales y legales ha puesto obstáculos a la realización de la actividad minera en su municipio escudándose en la crisis originada por el coronavirus covid-19.

El decreto presidencial 457 del 22 de marzo mediante el cual se ordenó el aislamiento preventivo obligatorio a todas las personas del país, limitándose con esta la circulación de personas y vehículos en el territorio nacional, este decreto en el artículo 3 contempla unas excepciones, entre ellas la actividad minera formal:

“ARTÍCULO 3. Garantías para la medida de aislamiento. Para que el aislamiento preventivo obligatorio garantice el derecho a la vida, a la salud en conexidad con la vida y la supervivencia, los gobernadores y alcaldes, en el marco de la emergencia sanitaria por causa del Coronavirus COVID-19, permitirán el derecho de circulación de las personas en los siguientes casos o actividades: (…)

  1. Las actividades estrictamente necesarias para operar y realizar los mantenimientos indispensables de empresas, plantas industriales o minas, del sector público o privado, que por la naturaleza de su proceso productivo requieran mantener su operación ininterrumpidamente.”

 Exceptuado el sector minero de la limitación al desarrollo de sus actividades, previo cumplimiento de las estrictos protocolos de bioseguridad para evitar la propagación del covid-19, las autoridades locales no tienen fundamentos legales para prohibir la realización de la actividad; por esto sorprende la posición del alcalde Castro Martín, quien alega un caso de contagio en la mina de la empresa Caldas Gold S.A.S para suspender su actividad cuando está claro que la última prueba dio negativa.

El sindicato de los trabajadores de Caldas Gold S.A.S. ‘Sintramienergética’ salió en defensa de la empresa ante los embastes del alcalde y le aclaró a la opinión pública que esta ha venido cumpliendo de manera estricta con los protocolos de seguridad, además ha sostenido económicamente a todos los trabajadores que cumplen la medida de aislamiento preventivo obligatorio en sus casas.

 Hay extrañeza por en el sector por la actitud del alcalde Castro Marín, quien de manera ligera a evita ponerle control a la minera ilegal que se desarrolla en el municipio, mientras persigue a la minera legal y formal que genera empleo de calidad.